Laudate Domimun Març 2017

ld_marzo_2017

Sin acto libre no hay amor

«En Él había la VIDA: y la VIDA era la luz de los hombres» (Jn 1:4).

Nuestros primeros padres pecaron. Usaron en su contra el don precioso de la libertad. Seducidos por el padre de la soberbia, desobedecieron a Dios. No pasaron la prueba. Y destrozaron el maravilloso plan de Dios. ¡Todos los hombres quedaron privados de la vida y felicidad para la que habían sido creados!

Pero enseguida la Misericordia infinita de Dios quiso restaurar el desastre. Y prometió un Redentor. Aquel Hijo de Dios, el Verbo eterno que, si el hombre no hubiera pecado, habría sido –dicen los exegetas– la cabeza de una humanidad dichosa, será ahora la cabeza de una humanidad redimida. Será el restaurador del orden primero establecido por Dios y conculcado por el hombre. Será el Redentor del hombre pecador. «En Él había la VIDA: y la VIDA era la luz de los hombres», escribe san Juan en el prólogo de su Evangelio (Jn 1,4).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .